in

Software al servicio del sector agrícola

De acuerdo con el investigador Ignacio Sánchez Cohen, en México existen 20 millones de hectáreas bajo siembra, de las cuales 14 millones están en zonas de temporal y alrededor de seis millones se encuentran bajo condiciones de riego, por lo que aproximadamente el 28 por ciento de la población se encuentra vinculada al sector rural, directa o indirectamente.
Sin embargo, los impactos del cambio climático en zonas con un régimen pluvial escaso o errático generan constantemente en los agricultores incertidumbre sobre qué hacer o cómo planificar sus cultivos, por lo que se ven orillados a dejar sus parcelas y emigrar a otras zonas, explicó el investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).
Aunado a ello, dijo, existen limitadas tecnologías que ayuden a los agricultores a la toma de decisiones ante un escenario de variabilidad climática.
Ante este fenómeno y tras varios años de investigación, especialistas del INIFAP en colaboración con la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), el Servicio de Investigación Agrícola (ARS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y la Universidad de Arizona desarrollaron un software que permite demostrar cuál es el riesgo climático al que se enfrentarán los productores del país.
Para ello, se integró información obtenida a través de investigación de campo realizada en distintos estados del país, donde los especialistas, bajo condiciones controladas, obtuvieron funciones de producción de agua en diversos cultivos.
Es un modelo matemático que nos indica el nivel de rendimiento de un cultivo a falta agua, en cualquiera de sus etapas fenológicas. Cuando el modelo simula cuánto llueve y en función de los requerimientos hídricos de los cultivos, nos dice cual será su rendimiento. Tiene un fundamento científico muy sólido”, resaltó el especialista en agronomía.
agricultura1Se trata entonces de una tecnología que proporciona información sobre riesgos y cultivos potenciales. Además, provee de una plataforma para la toma de decisiones en situaciones de disponibilidad limitada de agua y evalúa el impacto en el rendimiento de los cultivos ante escenarios de cambio climático. El algoritmo integra información de más de 2 mil estaciones climáticas distribuidas en el país, provenientes de la red de estaciones del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
Sánchez Cohen manifestó que esta herramienta ayudará de manera gráfica y con información suficiente a la toma de decisiones de los productores con respecto a sus cultivos en zonas de temporal deficiente.
El software ,explicó, puede ser instalado en cualquier computadora con un espacio de disco duro de seis megabytes (MB). El lenguaje en el que se programó la plataforma es Delphi; además, existe un manual del usuario para aquellas personas interesadas en conocer la estructura matemática del modelo.
Una vez instalado el programa, expuso Sánchez Cohen, el usuario podrá ingresar a esta plataforma a través de un interfaz, seleccionar la región de ubicación y elegir una de las más de 2 mil estaciones climáticas de todo el país; cuando se elige el municipio y la estación climática, el modelo hace uso de esa información para los procesos de análisis de riesgo.
Detalló que al seleccionar alguna de las estaciones, el modelo despliega una serie de preguntas técnicas para los productores (fecha de siembra, cultivo a sembrar, tipo de suelo, entre otras). Con base en la información anterior, simula el número de posibilidades climáticas y calcula el riesgo que pudiera existir en un cultivo, dentro de un determinado tiempo.
“Pero no solamente eso, cuando el modelo detecta que existe riesgo climático se activa una opción para que el usuario conozca y haga uso de la tecnología disponible para sobrellevar ese riesgo. Al dar clic, lo dirige a un servidor donde está almacenada toda la tecnología que se ha desarrollado para ese lugar (captación de agua de lluvia, variedades resistentes, fichas tecnológicas, etcétera)”, aseveró el también nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).
“Cabe mencionar que actualmente el sistema solamente contiene información tecnológica para algunos estados (…) El modelo se puede correr en cualquier municipio del país para cuantificar el riesgo ante la incertidumbre climática”, agregó el también académico de la UACh.
Para que el sistema pueda determinar los fenómenos climáticos que ocurrirán en un periodo de 100 años, los investigadores integraron a esta tecnología escenarios del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (PICC).

Identificación de microrregiones potenciales

Por su parte, el investigador de la UACh Aurelio Pedroza Sandoval, quien también participó en el proyecto, señaló que esta herramienta, además de ayudar a disminuir el riesgo del productor ante fenómenos aleatorios tales como la precipitación y las temperaturas extremas, permite identificar microrregiones con potenciales productivos determinados.
“Si en una zona hay fallas persistentes en los riesgos del cultivo, brinda otro tipo de estrategias y alternativas. Una vez que se ingresa al sistema, el modelo despliega mapas de potencial productivo: explica qué y en dónde es ideal sembrar”, dijo.
Por el momento, la tecnología integra para su análisis maíz, sorgo, avena, trigo y cebada, reportadas por el Sistema de Información Agropecuaria con las especies con más áreas de cultivo en el país.

agricultura2Tecnologías al servicio de los agricultores

Ignacio Sánchez Cohen resaltó que este software ha sido diseñado para ser mejorado a través del tiempo, por lo que podrá reunir tecnologías que ya han sido desarrolladas por otras instituciones del país, para que eventualmente el  técnico o agricultor pueda aprovecharlas.
“El sistema está diseñado para que automáticamente valide la tecnología. El desarrollador puede enviar la información a mi correo electrónico, evaluamos la tecnología, se analiza y si es pertinente, conveniente o científicamente documentada, la anexamos al sistema con el crédito a la persona que la generó; de esa manera crecerá el modelo”, detalló.
Por último, el doctor Pedroza Sandoval concluyó que herramientas como estas ayudan a tener mayor seguridad, “no de manera completa, porque de cierta forma estamos sujetos a los caprichos de la naturaleza; pero en la medida de que podamos prevenir estos escenarios se estarán tomando medidas para mitigar los impactos”.
Se espera que en un futuro cercano esta plataforma sea de dominio público. Por lo pronto está lista para las regiones de Zacatecas, Jalisco, Durango, Coahuila y Veracruz. El archivo ejecutable del programa de ordenador se proporcionará mediante solicitud a los autores.
Licencia de Creative Commons Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

¿Qué te pareció la publicación?

Convocatoria Apoyo Producción Occidente 2015

Las PaaS más amigables con los desarrolladores