in

Pocas pero picosas

Autor: Hanna Oktaba. Publicado en: SG #43 (Abril 2014).

El 12 de noviembre del 2013 AMITI me invitó a dar una conferencia en el auditorio de la ITAM [1] sobre “El papel de la Mujer en las Tecnologías de la Información”, en el Foro Women in Technology (WIT): El talento femenino en las TIs y su impacto en la sociedad. No dudé ni un segundo en aceptar, el tema me apasiona porque, por un lado conozco a muchas mujeres que han hecho excelente trabajo en esta área en México, pero por el otro, como maestra de la UNAM observo una baja significativa en el porcentaje de mujeres que quieren estudiar estos temas. En las últimas generaciones, sea licenciatura, maestría o doctorado, no llegan al 10%.

Mi preocupación por la participación de las mujeres en TI fue confirmada en la encuesta de salarios que publicó SG en su edición anterior. Solamente 16% de quienes respondieron la encuesta fueron mujeres, pero lo más grave es que sus salarios promedio fueron 30% menores al de los hombres.

A continuación hago el resumen de mi ponencia en el foro de AMITI.

¿Por qué las mujeres no se interesan en TI?
Las respuestas que se me ocurrieron son las siguientes:
– No se entiende el tipo de trabajo que se hace en TI.
– La existencia de estereotipos:
– Es arreglar computadoras.
– La programación es pesada, requiere de mucha dedicación y tiempo.
– En México la tecnología se compra, no se desarrolla.
– TI es para ingenieros (léase hombres cuadrados).

¿Por qué somos pocas?
Y empecé a culpar a las que ya estamos involucradas en este ambiente.
– No sabemos transmitir que dedicarse a TI es atractivo por retador y por bien pagado.
– Las jóvenes no saben que TI está lleno de retos intelectuales y opciones de trabajo.
– Las jóvenes no saben que TI es para las mujeres que no quieren aburrirse haciendo un trabajo repetitivo.

Luego reflexioné sobre la historia de TI y sobre mi propio entorno dándome cuenta de que “Somos pocas pero picosas”.

Tal vez la primera mujer destacada en TI, reconocida públicamente, fue Grace Murray Hopper (Ver imagen 1). En una de las primeras computadoras en 1945 encontró el primer “bug”, que fue un bicho real (Ver imagen 2), y que con este nombre entró en la Ingeniería de Software como sinónimo de la falta de calidad.

Imagen 1.

Imagen 2.

Pero no vayamos tan lejos. En México tenemos muchas mujeres trabajando en TI con excelentes aportaciones. A continuación quiero dar el tributo a las mujeres con quienes me tocó convivir a nivel académico y/o profesional y que las llamo “Mis mujeres maravillas de TI en México”:

1. Claudia Alquicira Esquivel, gestora de calidad, mi ex-alumna de maestría, co-autora de MoProSoft, actualmente trabaja en Ultrasist como responsable de la gestión de procesos llevando a la empresa por la segunda ocasión a la evaluación de CMMI nivel 5.

2. Ana Briseño, consultora en administración de proyectos y de gestión de procesos, fue la Gestora de Calidad en el Centro de Motorola llevándolo a nivel 3 de CMMI. El centro desapareció pero la experiencia permitió a Ana volverse una de las mejores consultoras en México y España.

3. Claudia Ivette García, llegó por sus propios méritos desde niveles inferiores a ser la Directora General de Comercio Interior y Economía Digital en la Secretaría de Economía.

4. Blanca Gil, otra de mis ex-alumnas de maestría, consultora de CMMI, MoProSoft, TSP del SIE Center, actualmente es apoyo fundamental en los trabajos de ISO/IEC 29110 como delegada de México.

5. Claudia González, es la máxima promotora y consultora de MoProSoft, actualmente es apoyo fundamental en trabajos de ISO/IEC 29110, trabaja en Kernel Technologies.

6. Lupita Ibargüengoitia, es maestra pionera de Ingeniería de Software en la Facultad de Ciencias, UNAM, fundadora de la AMCIS.

7. María Julia Orozco, es la socia fundadora de Ultrasist, la empresa CMMI nivel 5, co-autora de MoProSoft e innovadora incansable de procesos.

8. Mariana Pérez Vargas, fundadora y directora de Avantare, Consultora en CMMI y madre de trillizas.

9. Marcela Peñaloza, pionera en el uso de procesos en los proyectos de software en la DGTIC, UNAM. La única que me hizo caso con MoProSoft en la UNAM.

10. Elsa Ramírez, es Gestora de Calidad en Praxis, empresa mexicana CMMI 5, cuento con su apoyo en los cursos y asesoría de tesis de maestría.

11. Mara Ruvalcaba, socia fundadora de Software Gurú, co-autora de MoProSoft e incansable innovadora de los servicios para comunidad de la industria de software mexicana y latinoamericana.

12. Guadalupe Quijano, socia fundadora y directora de Ultrasist, una PYME mexicana que logró en casi veinte años convertirse en una empresa competitiva, demostrando que CMMI nivel 5 no sólo sirve para tener estrellita. Mujer empresaria pionera en TI.

13. Gloria Quintanilla Osorio, consultora y capacitadora excelente en estándares de TI en México, Ecuador y otros países, co-autora de MoProSoft y de MAAGTIC, fundadora de la AMCIS y madre de 4 hijos.

14. Angélica Su, consultora en muchos estándares de TI por Itera, co-autora de MoProSoft.

15. Ana Vázquez Urbina, Administradora de Proyectos, apoyo fundamental en pruebas controladas de MoProSoft, logró convencer a ISO/IEC JTC1 SC7 WG24 de que la norma mexicana de MoProSoft podría ser útil para pequeñas organizaciones a nivel mundial, coautora de ISO/IEC 29110 Basic profile for VSE, basado en MoProSoft.

Estoy consciente de que hay muchas más mujeres maravillas en la industria de TI en México que merecen ser reconocidas por sus aportaciones. Por ejemplo, Blanca Treviño la directora de Softtek, a quien no tengo el gusto de conocer, pero me agrada su observación publicada en una entrevista para Forbes: “Para los hombres, el éxito viene alrededor del dinero. Las mujeres lo definimos de otra manera, bajo un grado de influencia, de trascendencia”.

Trabajar en TI es combinar las ciencias blandas con las duras. A nosotras se nos facilitan de manera natural las ciencias blandas: psicología, sociología, filosofía, etc. Nos gusta apoyar, compartir, enseñar, conciliar, consentir, escuchar, hablar y… regañar. Muchas tenemos habilidades de analizar, razonar, deducir, proponer soluciones y tenemos intuición femenina. Una vez entendida y practicada la parte técnica somos capaces de proponer las estrategias de solución de problemas a nuestros compañeros para que ellos los resuelvan.

¿En qué somos buenas en las tareas de TI?
• Relación con los Clientes – por nuestras habilidades blandas.
• Análisis de Requerimientos – por el razonamiento detallista.
• Administración de Proyectos – por ordenadas.
• Gestión de Calidad – por saber cuidar que otros también sean ordenados.

¿Qué podemos hacer para que las chicas decidan estudiar carreras de TI?
En estos tiempos lo que puede ser más efectivo son las redes sociales y los videos. Invito a todas las lectoras de SG a que cuenten sus experiencias, presuman lo interesante que es su trabajo y como compaginar su vida personal con la vida laboral en el medio electrónico de su preferencia. Tal vez SG podría ayudarnos en aglutinar estos esfuerzos.

Referencias
[1] https://mediatelecom.com.mx/index.php/agencia-informativa/noticias/itemli…

Bio:
Es profesora de la UNAM y su objetivo principal es generar conocimiento a través de la creación y promoción de estándares. hanna.oktaba@ciencias.unam.mx

¿Qué te pareció la publicación?

Electricidad inalámbrica

Diagnóstico de contratos laborales