in

Malala: Una hora de código

Code.org es una organización sin ánimo de lucro que, bajo el lema “Anybody can learn” (cualquiera puede aprender), ha puesto en marcha el programa “One Hour of Code”, que cuenta con el apoyo de personalidades como el presidente estadounidense, Barack Obama, y de grandes tecnológicas como Google y Microsoft. Es una idea de los hermanos Partovi, Hadi y Ali, que ya en 2013 consiguieron llegar a 40 millones de estudiantes de 200 países diferentes.

La misión del proyecto es promover, mediante tutoriales online, enseñanza básica sobre programación a alumnos, profesores y ciudadanos de todo el mundo. A través de su web, ofrece vídeos de ayuda para programar aplicaciones, juegos y programas de ordenador. Cuenta con opciones en varios idiomas, además de clases unplugged para aquellos alumnos que no cuentan con equipo informático. Algunos de los tutoriales han sido realizados por personalidades del mundo de la tecnología, como el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

Animo a las chicas de todos los países a que dediquen una hora a aprender código. Puedes hacerlo, incluso aunque no tengas computadora”, subraya Yousafzai en su mensaje en vídeo. Según informa la web TechCrunch, el 48% de los participantes de este año en “One Hour of Code”, casi la mitad, fueron mujeres.

Hadi Partovi, uno de sus fundadores, ha afirmado que todos los estudiantes deben adquirir nociones básicas de programación, “no solo para los que quieren convertirse en ingenieros de software”. “Nuestra hora de código ha acercado a decenas de millones de mujeres de todas las edades a un campo históricamente dominado por los hombres, y muchas seguirán aprendiendo después de esa primera hora”, ha asegurado.

Yousafzai tiene 17 años y, pese a su corta edad, merece el calificativo de “activista” desde hace muchos. Ella y su familia desafiaron la prohibición de los fundamentalistas de su zona, el Valle de Swat, de que las niñas fueran a clase. Tras resultar gravemente herida por los disparos de los talibanes en un tiroteo en su escuela, fue atendida en un hospital de Londres de sus heridas. Yousafzai alcanzó entonces la fama mundial, aunque, para su desgracia, ya gozaba de ella en su país: los autores de los disparos habían preguntado directamente por ella antes de iniciar la agresión. En 2013 su nombre ya sonó para el Nobel de la Paz, pero el jurado decidió que todavía era demasiado joven para obtenerlo.

¿Qué te pareció la publicación?

Diplomado OpenSource

Led azul