in

La TDT y la Constitución

¿Transición a la TDT o Incumplimiento de la Constitución?

  • Por Ernesto Piedras

Hace 6 meses, la SCT dio a conocer el nuevo Programa de Transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT), con el objetivo de cumplir con el mandato Constitucional de alcanzar la transición a la televisión digital el 31 de diciembre de 2015, así como para garantizar el acceso efectivo a esas señales radiodifundidas para toda la población.

Para ello se instituyó la política de provisión de televisores digitales a los hogares inscritos en el padrón de beneficiarios de los diversos programas sociales de la SEDESOL.

Por esas mismas fechas, el IFT resolvió reajustar por una tercera ocasión (por decir lo menos) el cese de señales analógicas en su segunda fase que comprendía cinco ciudades de la frontera noreste del país; pasando del 29 de Mayo de 2014 al día de ayer, 26 de Noviembre.

Recordemos que la política de transición dicta que si un mes antes de realizar el apagón analógico no se ha alcanzado un nivel de penetración de 90% de la TDT, se deberá ajustar el plazo para realizar la terminación de transmisiones analógicas en esa ciudad.

De esta manera, al día de hoy el IFT no ha aplicado el cese de las señales analógicas en la zona noreste del país, aunque la SCT declara haber entregado la información que acredita una penetración de 90% alcanzada en esa región, mediante la ejecución de su programa de entrega de televisores, que por cierto, dio inicio apenas hace un par de semanas en algunas ciudades de esa misma región.

Lo anterior nos deja claro que invariablemente y desde la ejecución del programa piloto en la ciudad de Tijuana se han incumplido en tiempo y forma los plazos fijados, ya sea por no alcanzar la penetración objetivo para ordenar el apagón analógico o por la falta de recursos suficientes para proveer a la población de equipos necesarios para la recepción de señales digitales.

Adicionalmente, es más que evidente la falta de información y difusión acerca del cese de señales analógicas, aún en las ciudades en las que ya se ha hecho entrega de televisores digitales. Al respecto, en el sitio web de la TDT, administrado por el IFT, fue retirado el cronograma de transición, lo cual deja en incertidumbre sobre qué ciudades serán las próximas a migrar.

Todo lo anterior nos lleva a cuestionarnos si realmente será posible lograr la migración a las señales digitales para el 90% o más de los hogares del país al término de 2015, ante la presencia de múltiples complicaciones y reajustes de plazos durante el proceso.

Cabe destacar que de no alcanzar la transición a la TDT se incumpliría con la Constitución y atrasaría, la puesta en marcha de otros proyectos como la instalación de la red pública compartida de telecomunicaciones que impulsará el acceso efectivo a la banda ancha, pero sobre todo se privaría del principal medio de acceso a la información aun para un importante porcentaje de la población.

Ante ello, es prioritario llevar a cabo en primer lugar, una amplia ejecución de campañas de difusión de la transición a la TDT, una asignación de presupuesto suficiente para proveer de televisores digitales a todo el padrón beneficiarios y una planeación y ejecución en tiempo y forma de las acciones del programa. Porque de ello depende la eliminación de los costos sociales asociados por dejar desprovisto de señales de televisión abierta a la población, la utilización eficiente del espectro y la reducción de la brecha digital en el país.

Fuente: the-ciu.net

¿Qué te pareció la publicación?

T-Systems en México

Taller de CakePHP