in

IMPI obtiene Verafirm

México logró en ocho años (2005 -2013) una disminución de 11% en el uso de programas pirata, comentó el director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Miguel Ángel Margáin, al recibir de parte de la asociación Business Software Alliance (BSA) la certificación Verafirm, relativa a la administración de activos de software.
Margaín señaló que entre lo más pirateado en el país está audio, video y software, al referirise a lo digital; mientras que en artículos físicos encabezan la lista discos compactos y DVD.
Sin embargo, destacó que este fenómeno “se está controlando” gracias a campañas de concientización, operativos de las autoridades, la evolución de las nuevas tecnologías y certificaciones como Verafirm.
“La certificación que obtuvimos demuestra que el ejemplo se pone en casa”, dijo el titular del IMPI en la conferencia de prensa en la que recibió de parte de la Senior Vicepresident de la BSA, Jodie L. Kelly, el certificado.
El IMPI se convierte así en la segunda dependencia mexicana en conseguir Verafirm. El año pasado el Sistema de Administración Tributaria (SAT) ya había logrado la certificación de la BSA. De acuerdo con la asociación, el próximo órgano en recibirla será Pro México, además de que varias instancias de la Secretaría de Economía (SE) trabajan para obtenerla.
La BSA validó el uso con licencia legal de 1,075 computadoras de escritorio, 63 laptops y 47 servidores entre físicos y virtuales en las instalaciones del IMPI, luego de una auditoría realizada a estos equipos de cómputo.
“Cuando uno se certifica, tiene registrado o patentado, está protegiendo los activos más importantes de la empresa”, dijo Margáin.
A diferencia del SAT, el IMPI ya tenía la CSSO, la certificación antecesora que la BSA brindaba y que en México obtuvieron alrededor de seis organizaciones. Se espera que en el futuro todas se certifiquen con Verafirm.
Kelly comentó que este tipo de certificación está disponible en India —donde debutó—, algunos países de Europa, Brasil y México. Aunque señaló que no hay una meta concreta para Verafirm, la BSA espera que el mayor número de organizaciones la consigan.
Obtener dicha certificación implica una auditoría por parte de un tercero —en el caso del IMPI fue PwC— que verifique la documentación, procedimientos de instalación, así como el uso de todos los aplicativos.
Fuente: informationweek.com.mx

¿Qué te pareció la publicación?

Zuckerberg: Este es el negocio…

Lanzan plataforma MéxicoLeaks