in

Freelance: guía para el SAT

Si eres freelance (trabajador independiente) o estás contratado por honorarios, tu relación con el SAT se puede volver complicada si descuidas tus obligaciones fiscales

Es importante que lleves todo el orden para que no te lleves sorpresas desagradables, por ello te decimos los pasos básicos que debes seguir para estar en línea con el SAT:

  1. Debes estar dado de alta en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) bajo el régimen de Servicios Profesionales (honorarios).
  2. Necesitas emitir y solicitar facturas por cada servicio prestado para cumplir con los requisitos fiscales que solicita la entidad fiscalizadora.
  3. En su sitio oficial encontrarás la herramienta ‘MIS CUENTAS’ con la que puedes llevar un registro de tus gastos e ingresos, así como emitir facturas.

Para ingresar a ésta necesitas tu RFC y tu contraseña del SAT. Las facturas las puedes generar en la opción ‘factura fácil’, ahí debes seleccionar el régimen bajo el que estás, el tipo de factura que requieres y una descripción de 250 caracteres del servicio que prestaste.

La herramienta te permite guardar el RFC de tus clientes para que no lo pongas cada nueva ocasión que emitas factura.

Recuerda que la facturación electrónica es obligatoria y si no eres un internauta ya no puedes usar eso como pretexto pues la mayoría de los procesos fiscales se está digitalizando.

  1. Hay algo muy importante que debes tomar en cuenta: la contabilidad electrónica.

El SAT solicita a personas físicas y morales con ingresos acumulables superiores a cuatro millones de pesos en el ejercicio 2013 que envíen su contabilidad electrónica.

Esto sería una carga fiscal más para ti, pero si utilizas la herramienta ‘MIS CUENTAS’ estás excento.

  1. Ahora, el punto más importante para llevar una buena relación con el SAT es hacer tus declaraciones mensuales y anuales.

José Manuel Valderrain, socio director de Velderrain Sáenz y Asociados, recuerda que también es importante la Declaración Informativa de Operaciones con Terceros (DIOT), algo que se hace mes con mes y es sobre las operaciones con proveedores.

Las declaraciones mensuales deben hacerse antes del 17 de cada mes y las anuales debes presentarlas en abril.

Con esto en cuenta conviene que tengas en orden tus comprobantes y facturas, y que mejor le pidas ayuda a un contador u asesor para que estés bien al tanto de lo que debes declarar y lo que puedes deducir. Mejor estar prevenido que tener que pagar multas o recargos porque se te pasó algo.

De acuerdo con el Código Fiscal de la Federación, si no presentas la declaración anual en tiempo y forma te puedes hacer acreedor a multas que van desde 1,100 hasta 22,000 pesos, según Valderrain.

Y si realizas tu declaración fuera de tiempo se aplicaránactualizaciones y recargos. Las primeras se refieren al incremento de tu adeudo al sumarse la inflación, mientras que los recargos son intereses moratorios del 1.13% por cada mes que transcurra sin realizarse el pago.

Si realizas tu declaración antes de que ‘Lolis’ te envíe una notificación sólo se aplicarán actualizaciones y recargos, pero una vez que se da cuenta de que no has realizado el trámite y te hace llegar una notificación, entonces también se aplicarán multas.

¿Qué es deducible?

  • Devoluciones, descuentos, bonificaciones de ingresos acumulables.
  • Gastos que sean necesarios para la actividad, lo que puede incluir internet, luz, equipo de cómputo, coche y gasolina, entre otros.
  • Inversiones que sean estrictamente necesarias para la actividad.
  • Cuotas al IMSS.
  • Impuesto local a la actividad profesional o empresarial.

Fuente: Dineroenimagen.com
Por: Denise Ramírez

¿Qué te pareció la publicación?

Proméxico Global

Índice de Herramientas electrónicas