El Consejo Estatal Agropecuario junto con la AIMSI coordinaron los trabajos del Mapa de Ruta Tecnológico de la Agroindustria (MRT Agro), donde se definieron los principales requerimientos de la industria local, orientado a la generaciónd de valor con una visión a los próximos veinte años.

Se llevaron a cabo cuatro talleres en las instalaciones de la Unión de de Empacadores y Productores de Tecomán y contó la participación de ocho sistemas producto, entre los que destacan: limón, papaya, coco, mango, berries, maricultura, entre otros.

En el evento convergieron los tres niveles de gobierno y la academia. Proméxico por parte del Gobierno Federal, la Secretaría de Desarrollo Rural por parte del Gobierno del Estado, la Dirección de Desarrollo Rural del Ayuntamiento de Tecomán, así como la Universidad de Colima por parte de la academia.

Control de la calidad.

Alguna de las tendencia que discutieron tienen como base mejorar la calidad de los procesos de produción, empaque y comercialización, como el desarrollo de sensores para el análisis en tiempo real de contaminantes alimentarios como los plaguicidas en productos frescos o contaminantes procedentes de envases plásticos.

Nuevos empaques.

La mejora en la presentación y embalaje de los productos es un aspecto crucial para ingresar a mercados extranjeros, sobre todo en Europa y Asia, un reto que implica la sustitución de materiales tradicionales por nuevas alternativas para la fabricación de envases para alimentos perecederos con actividad bacterioestática.

Productos funcionales.

Se espera un aumento constante en el mercado de alimentos funcionales que incorporen en su composición alimentaria efectos saludables sobre el organismo y que causen un efecto adicional en el consumidor además del nutricional. La tendencia es, hacia métodos de tratamiento y conservación menos agresivos con la fruta, más eficaces contra enzimas y microorganismos alterantes y patógenos.

Una industria integrada.

Los talleres permitieron unificar la visión de los sistema producto participantes, que junto con el Consejo Estatal Agropecuario, ahora tenderán a el desarrollo de proyectos de base tecnológica para la tecnificación y automatización de sus proceso en toda la cadena de valor: producción, empaque y comercialización.